Ponte en situación: años 50. U.S.A. Un montón de señoras se agolpan entre sándwiches de crema de cacahuete y café en tacitas de porcelana, en un salón enmoquetado y abigarrado. De repente, aparece una chica monísima con una maleta y… ¡tachán! Empieza a mostrar tuppers, y más tuppers, y más tuppers

Pues bien, el Tupper Sex es lo mismo. Solo que, a día de hoy, en pueblos y ciudades españolas, va una chica también monísima con una maleta… ¡Y tachán requetachán! Empieza a mostrar juguetes, y más juguetes, y más juguetes eróticos…

Un Tupper Sex es un momento diferente para pasar con tus amigos/as. Es un tiempo en el que compartirás temas que quizá nunca habías hablado ni tocado (sí, literalmente, tocado) con ellos. Será un momento para pasarlo bien, para aprender nuevas cosas sobre sexualidad y sensualidad, pero quizá, también, para aprender nuevas cosas sobre tus amigos/as de toda la vida… Quizá descubras alguna particularidad suya que no conocíais…

Si estás aburrido/a de “cenitas” o de las mismas copas de siempre, ¿por qué no hacer algo diferente?

Sí, puedes quedar para jugar al Trivial o para zamparte una maratón de pelis de zombies mientras te rodeas de pizzas, bolsas de patatas y refrescos con kilos de azúcares… Pero quizá un Tupper Sex te traiga una noche diferente. Junta a todos tus amigos, únelos en el salón de tu casa y llámanos: vendremos cargados con una maleta llena de juguetes, cosmética y complementos eróticos que no habías visto, seguramente, en toda tu vida. Y te explicaremos con todo detalle qué podrías hacer con ellos, con cuál te deleitarás más, cuál puede ser para ti un amor para toda la vida… Y después de algunas horillas de diversión, educación sexual y de que hagamos crecer en ti el anhelo y la pasión… Podéis iros todos juntos, por separado, ¡o revueltos! A disfrutar de todo lo que hayáis aprendido… ¿Qué más se puede pedir?

El Tupper Sex es recomendable en cualquier ocasión porque es muy divertido. Es como si te lo explicara una amiga. Además, si haces uno con Rojo Magenta en Madrid o alrededores, ¡la anfitriona/organizadora tendrá un regalito sorpresa!

No hace falta buscar un pretexto para celebrar uno, ¿conoces a alguien que no le interese el sexo? Entonces… cualquier momento es perfecto.

¡Rápido! ¡A llamar a RojoMagenta!